¿Qué es ROE?

0
1138

La rentabilidad de los fondos propios (ROE) es uno de los parámetros más importantes en el análisis fundamental de una empresa.

La rentabilidad de los fondos propios (ROE) es uno de los parámetros más importantes en el análisis fundamental de una empresa.

¿Qué es ROE?

El ROE es un indicador que mide la rentabilidad que los accionistas reciben de los fondos que invierten en una empresa. En otras palabras, el ROE tiene como objetivo medir la capacidad de la empresa para recompensar a sus accionistas. Los accionistas pueden analizar el rendimiento de la inversión para determinar si debe ser compensado por el mantenimiento de los fondos en la empresa.

Fórmula ROE

Matemáticamente, el rendimiento de los fondos propios es el porcentaje obtenido mediante la distribución de la renta neta después de impuestos a través de los fondos propios.

ROE = Resultado neto después de impuestos / patrimonio neto

Esta fórmula puede considerarse como una medida de cómo una empresa invierte fondos para generar beneficios.

Esta fórmula puede considerarse como una medida de cómo una empresa invierte fondos para generar beneficios.

Uso y beneficios de la REDA

ROE desde el punto de vista del inversor

El ROE es uno de los indicadores de rentabilidad más utilizados para monitorear el desempeño de la empresa. Para los accionistas, un alto índice de rentabilidad es más importante que un alto beneficio absoluto.

El ROE es un indicador claro de cómo una empresa gestiona el capital aportado por sus accionistas y genera beneficios, por lo que es un parámetro a tener en cuenta a la hora de elegir una inversión a medio y largo plazo.

ROE desde el punto de vista de la empresa

La razón principal por la que los acreedores de la empresa utilizan el ROE es porque saben cómo utilizar el capital de la empresa. Cuanto mayor sea la rentabilidad de los fondos propios, mayor será la rentabilidad de la empresa, en función del capital utilizado para la financiación.

El rendimiento de los fondos propios es un indicador de uso común para comparar la rentabilidad de las empresas de un mismo sector; por el contrario, las comparaciones entre empresas de distintos sectores pueden llevar a conclusiones erróneas, ya que el rendimiento de las inversiones es diferente en cada sector.