Qué puede aprender de una víctima de fraude de franquicia

0
1191

Juan vino a verme en pánico, prácticamente rogándome que le ayudara en su fallido negocio. Trabajaba más de 90 horas a la semana; recibía excelentes comentarios sobre el rendimiento de sus clientes; la empresa que le proporcionaba sus contactos de ventas seguía enviando más negocios a su manera; sin embargo, el negocio estaba en bancarrota. Tuvo que pedir prestado contra su casa sólo para cubrir sus gastos básicos de subsistencia. Me senté con Juan y empecé lo que resultó ser una prueba de un año que no tuvo un final feliz.

Juan vino a verme en pánico, prácticamente rogándome que le ayudara en su fallido negocio. Trabajaba más de 90 horas a la semana; recibía excelentes comentarios sobre el rendimiento de sus clientes; la empresa que le proporcionaba sus contactos de ventas seguía enviando más negocios a su manera; sin embargo, el negocio estaba en bancarrota. Tuvo que pedir prestado contra su casa sólo para cubrir sus gastos básicos de subsistencia. Me senté con Juan y empecé lo que resultó ser una prueba de un año que no tuvo un final feliz.

Como cientos de otras víctimas, Juan fue víctima de un esquema de franquicia que operaba en el norte de Nueva Jersey. El franquiciador se dirigió a los inmigrantes que prometieron una vida más fácil y rentable a través de la propiedad de una franquicia de limpieza comercial. Por decenas de miles de dólares en honorarios, la compañía prometió capacitar a los franquiciados, proporcionarles suministros y servicios profesionales y, lo más importante, asegurar un flujo continuo de clientes. El franquiciador también prometió ocuparse de la facturación y los cobros, de modo que los nuevos empresarios sólo tenían que centrarse en hacer el trabajo y mantener los beneficios. Para un inmigrante como Juan, que había logrado comprar una casa y acumular un nivel decente de ahorros a través del trabajo duro y una vida frugal, parecía un sueño.

¿Un fraude multimillonario?

Calculo que el franquiciador recibió más de $5 millones en honorarios de franquicia que recibieron mucho menos de lo que esperaban. Para un ojo entrenado, el patrón de fraude era evidente, pero para alguien que simplemente quería empezar un negocio y no sabía qué buscar, las señales eran fáciles de perder. Basado en los documentos que revisé y en la gente con la que hablé, el franquiciador…:

     Presurizó a los franquiciados potenciales para que firmaran contratos sin permitirles leerlos primero.

     Proporcionó un acuerdo de franquicia que fue intencionalmente confuso, hinchado y en algunas partes completamente absurdo.

     Firmas de franquiciados falsificadas

     Ingresos malversados que pertenecían legítimamente a los franquiciados.

     Realizó un esquema similar al de Ponzi con asignaciones de clientes

INFORME: ¿Cuáles son los mayores fracasos de las franquicias?

Juan no ganaba dinero por varias razones:

     El franquiciador, como parte del acuerdo, proporcionó un seguro de responsabilidad civil a los franquiciados y cobró entre 10 y 20 veces las primas de mercado por las pólizas.

     El franquiciador, como parte del acuerdo, proporcionó a los franquiciados contratos de limpieza comercial. El franquiciador prepararía dos versiones del contrato: una para los clientes de limpieza comercial que incluía el precio real por pie cuadrado para la limpieza y otra para el franquiciado. La versión del franquiciado tendría la tarifa cambiada, mostrando un precio que era tan bajo como el 10% del precio real. El franquiciador mantuvo la diferencia e incluso cobró al franquiciado por el servicio de ventas. En algunos casos, eran tan perezosos que blanqueaban el precio y lo cambiaban en lugar de preparar dos versiones.

     El franquiciador, como parte del acuerdo, proporcionó a los franquiciados contratos de limpieza comercial. El franquiciador prepararía dos versiones del contrato: una para los clientes de limpieza comercial que incluía el precio real por pie cuadrado para la limpieza y otra para el franquiciado. La versión del franquiciado tendría la tarifa cambiada, mostrando un precio que era tan bajo como el 10% del precio real. El franquiciador mantuvo la diferencia e incluso cobró al franquiciado por el servicio de ventas. En algunos casos, eran tan perezosos que blanqueaban el precio y lo cambiaban en lugar de preparar dos versiones.

     El franquiciador les decía a los franquiciados que ciertos servicios tenían que hacerse gratuitamente para ganar negocios cuando en realidad se les estaba facturando y el franquiciador sólo se embolsaba el dinero.

     El franquiciador, que también se encargaba de los servicios de facturación en nombre de los franquiciados, les dijo que un cliente en particular estaba muy descontento con la calidad del servicio, había despedido al franquiciado y se había negado a pagar las facturas pendientes. De hecho, los clientes estaban contentos y habían pagado. El franquiciador sólo se embolsó el dinero y le dio el contrato a un nuevo franquiciado para mantener el fraude en marcha.

A pesar de la actividad fraudulenta que se estaba llevando a cabo, Juan y otros franquiciados tenían miedo de actuar debido a las amenazas y a la creencia de que al menos algunas de las recetas eran mejores que ninguna. El franquiciador también les ha prometido más contratos de venta para compensar cualquier malentendido silenciándolos por el momento.

Entre los que se lo pensaron dos veces antes de emprender cualquier acción contra el franquiciador estaba Juan. El franquiciador podría fácilmente retirar sus contratos restantes y forzarlo a la bancarrota. Al final, no quiso correr ese riesgo. ¿Cómo puede durar algo así durante años?

¿Quién protege a las franquicias?

La Comisión Federal de Comercio tiene, como parte de su misión, el deber de supervisar las franquicias y perseguir agresivamente los casos de fraude de franquicias. También hay regulaciones estatales y fiscales generales que supervisan a los franquiciadores a nivel estatal.

La Regla de la Franquicia, que es supervisada por la FTC y regula a los franquiciados, no ha sido actualizada desde 2007, y esta actualización tomó más de una década para finalmente pasar. Los esfuerzos de cabildeo de las asociaciones de la industria de la franquicia han ralentizado el proceso considerablemente. El nuevo sitio web para consumidores de la FTC, recientemente rediseñado, da mucho menos importancia a la franquicia. Según una encuesta que llevé a cabo en la lista de demandas de la Oficina de Protección al Consumidor, la FTC todavía no ha presentado ninguna demanda contra los franquiciadores este año.

INFORME: ¿Comprar una franquicia garantiza el éxito?

Algunos franquiciadores más grandes que tampoco han cumplido con lo prometido tienen un asesoramiento legal muy agresivo y cláusulas de arbitraje obligatorio en sus contratos. Persiguen agresivamente a los franquiciados que se quejan y hacen ejemplos de ellos para asustar a otros posibles demandantes.

Cómo protegerse

Es difícil evitar ser objeto de fraude si no se conocen las señales de advertencia. Cada franquiciador debe presentar una Circular Uniforme de Oferta de Franquicia, que es un documento requerido por la FTC que revela información importante sobre la oportunidad de la franquicia. Asegúrese de que la copia que reciba del franquiciador sea idéntica a la copia enviada a la FTC. Hable con franquiciados existentes que han estado en el negocio por lo menos de 3 a 5 años. Asegúrese de que estos son franquiciados que usted localiza de forma independiente. Manténgase alejado de las franquicias en las que no controla las ventas y la facturación. Conclusión: Si sospecha que algo anda mal, hágase a un lado; hay muchas oportunidades válidas y honestas de franquicia para elegir.

Lea más artículos sobre la financiación de la pequeña empresa
.

Fotos de arriba: Thinkstock, iStockphoto

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here